MISTIC SEAS I y II

Objetivos

El proyecto MISTIC SEAS tiene como principal objetivo la estandarización de unas metodologías de seguimiento de aves marinas, cetáceos y tortugas marinas en los archipiélagos de Azores, Madeira y Canarias que den cumplimiento a la Directiva Marco sobre la Estrategia Marina (DMEM). Tanto cualitativamente (un buen número de especies son endémicas de la región), como cuantitativamente (la región supone la zona de cría de un porcentaje significativo de la población mundial de muchas especies), la subregión macaronésica resulta clave para la conservación de la fauna marina a nivel europeo y mundial.

Los distintos programas diseñados deben responder a la pregunta de si el medio marino de la subregión presenta Buen Estado Ambiental (BEA) o no, entendido este como la tendencia positiva o estable de todos aquellos indicadores de salud del ecosistema marino seleccionados como relevantes.

Desarrollo

El proyecto se ha dividido en dos fases: MISTIC SEAS I y II. En la primera se llevaron a cabo un buen número de talleres con los paneles de expertos de los otros archipiélagos, donde también participaron representantes de las distintas administraciones implicadas. En la segunda fase, se empezaron a desarrollar los programas de seguimiento diseñados, priorizando aquellos en que la carencia de datos previos hacía prácticamente imposible que se alcanzaran conclusiones claras a corto-medio plazo.

MISTIC SEAS I

La participación de la Asociación GIC en esta fase del proyecto, que se realizó entre enero de 2015 y principios de 2016, fue formando parte del panel de expertos de aves marinas, en representación del archipiélago canario.

Tras los talleres realizados en Azores, Madeira y Madrid, los documentos generados marcan qué datos se deben obtener y cómo hacerlo para dar cumplimiento a la DMEM. En el caso de las aves marinas, se seleccionaron indicadores de especies tales como la pardela chica Puffinus baroli, la pardela cenicienta Calonectris borealis y el petrel de Bulwer Bulweria bulwerii. Los indicadores, que pueden ser de distribución, abundancia o parámetros biológicos (tasas de éxito reproductor o supervivencia adulta), deberán medirse en la ejecución de los programas de seguimiento diseñados.

DSC09526.JPG
Panel de expertos en aves marinas, durante un taller en Desertas en junio de 2016. Foto: Tânia Pipa

MISTIC SEAS II

En esta segunda fase, que transcurre de diciembre de 2017 a febrero de 2019, la Asociación GIC participa contratada por el Gobierno de Canarias, iniciando alguno de los programas de seguimiento y priorizando aquellos que no disponen de la suficiente información previa para su correcto desarrollo.

Así, se colaboró con el Gobierno de Canarias durante unas prospecciones previas llevadas a cabo durante el año 2017, que resultaron en el diseño sobre el terreno de las áreas de estudio para las distintas especies, numerando los nidos y anillando los adultos a monitorear.

IMG_6883
Gustavo Tejera anillando un pollo de petrel de Bulwer Bulweria bulwerii en Montaña Clara, septiembre de 2017. Foto: Marcel Gil

MISTIC SEAS II como tal se inicia con una recopilación de toda la información disponible que pueda resultar de interés para dar respuesta a la DMEM, seguido del monitoreo de las tasas de vocalización de pardela chica, usadas como indicador de abundancia. Durante la temporada de cría de 2018, en primavera y verano, deberán visitarse de nuevo las zonas designadas para petrel de Bulwer y pardela cenicienta para continuar con el monitoreo iniciado en 2017.

 

A %d blogueros les gusta esto: